L u c e s  d e  B o h e m i a:  O r i g e n

 

Luces de Bohemia aparece publicada por primera vez en la revista España en 1920. En esa primera edición la obra no está completa. Habrá que esperar hasta el año 1924 para que Valle-Inclán la edite en forma de libro independiente, añadiendo tres escenas (la II, VI y XI).

 Desde nuestra perspectiva actual, y haciendo un recorrido muy superficial por la obra, Luces de Bohemia se nos presenta como un texto muy original. Pero no lo es tanto, ya que Valle, en realidad, compone su obra recogiendo materiales y técnicas que eran comunes a los dramaturgos de su época y conocidas por el público de su tiempo. La originalidad de Valle reside, precisamente, en saber combinar perfectamente todos esos materiales para darnos una visión coherente, desesperanzada de la España de su tiempo. En cualquier caso es necesario que esquematicemos las fuentes de las que se vale el autor para la construcción de su obra:

 a)     La propia realidad.-

El personaje protagonista (Max Estrella) está directamente inspirado en el escritor Alejandro Sawa. Algunos de los aspectos biográficos de este autor se aparecen en la construcción del personaje de Valle: 

§       Fue poeta y prosista.

§       Residió en Francia, donde se casó y tuvo una hija.

§       Durante su estancia en España frecuentó los ambientes bohemios madrileños.

§       Trabó amistad con Rubén Darío y el propio Valle-Inclán.

§       Murió en 1909 ciego, loco y pobre. 

Como vemos claramente, el protagonista de Luces de bohemia comparte con Sawa muchos rasgos: el oficio de Max Estrella es la literatura, su esposa se llama Madame Collet (francesa), tiene una sola hija (Claudinita), la obra es un recorrido por la noche madrileña, aparece Rubén Darío en la obra, Max Estrella es ciego, pobre como las ratas y con una tendencia a la locura que se manifiesta en varios momentos del drama. 

Pero la presencia de la realidad misma en la obra no se reduce al protagonista, sino que es una constante conseguida por el autor mediante tres mecanismos diferentes:

§       Aparición de personajes reales (Rubén Darío, por ejemplo).

§       Alusiones a personalidades de la vida española (Maura, Pérez Galdós, etc...)

§       Alusiones a circunstancias históricas del período que va de 1900 a 1920. 

b)     La deformación de la realidad.- 

La razón del uso permanente de la propia realidad como fuente literaria reside en la intención de Valle-Inclán de ofrecernos “una visión sistemáticamente deformada de la vida española”. Ese es el principio estético, el punto de partida o la intención última del autor (vid. Escena XII). La deformación de la realidad es considerada la aportación más novedosa del autor y su obra; ahora bien, no hay que creer que esta técnica es exclusiva de Valle. Existe una importante tradición artística de la degradación de la realidad. Pongamos algunos ejemplos: 

§       En pintura: El Bosco, Goya, Munch y, contemporáneo de Valle, Solana.

§       En literatura: Quevedo.

§       En cine: En el mismo tiempo que se escribe Luces de bohemia, algunos directores alemanes utilizan la deformación de la realidad como principio estético primordial en sus obras (los expresionistas alemanes, con Murnau a la cabeza). 

Lo anterior no quiere decir que Valle-Inclán se limite a copiar, sino que está inscrito en una tradición artística que tiene manifestaciones en distintas parcelas del arte. 

c)     Literaturización.- 

Alonso Zamora Vicente ha demostrado en sus diferentes acercamientos a Valle y a su obra Luces de bohemia que el texto está repleto de referencias literarias. Es tal la abundancia que el crítico llega a afirmar que son, junto con la propia realidad, el punto de partida de la obra. Esas referencias podríamos clasificarlas en diferentes grupos: 

§       Aparecen personajes reales relacionados con el mundo literario: Rubén Darío, Dorio de Gádex, el propio Alejandro Sawa escondido tras el nombre del protagonista.

§       Aparecen personajes ficticios de otras obras: El Marqués de Bradomín, por ejemplo, protagonista de las Sonatas de Valle-Inclán.

§       El autor emplea frases de obras clásicas conocidas: Las primeras palabras de Max Estrella en la escena II (“Mal, Polonia, recibe a un extranjero”) están extraídas de La vida es sueño, de Calderón de la Barca.

§       También aparecen recreaciones de situaciones dramáticas de obras clásicas: El diálogo de Rubén y el Marqués de Bradomín con el sepulturero tiene muchos puntos de contacto con el de Hamlet y el enterrador en la obra de Shakespeare.

§       La estética de la deformación, como ya hemos visto, tiene unos antecedentes literarios en Quevedo, pero también la encontramos en un género muy en boga en esos años, la literatura paródica, aunque la finalidad de la obra de Valle es diferente.

§       El lenguaje que emplean la mayoría de los personajes de Luces de bohemia es característico de los sainetes de ambiente madrileño.

§       Existen referencias, similitudes evidentes entre Luces de bohemia y algunas obras clásicas:

§       Max y Latino nos recuerdan al ciego y a Lázaro de Tormes.

§       La ceguera de Max le sirve a Valle para presentarlo como un nuevo Homero.

§       El viaje de Max por la noche madrileña es como el viaje de Ulises desde Troya a Ítaca.

§       Son constantes las referencias al círculo infernal, a lo cíclico, lo que nos puede recordar La Divina Comedia de Dante. 

Con todos los elementos expuestos, Valle-Inclán construye su obra y, ciertamente, la dota de una gran originalidad al pretender ofrecernos un gran retrato de la sociedad española de principios de siglo mediante la aplicación de su estética deformada, una deformación que es aplicada a todos los aspectos de la vida y a todos los niveles sociales.